El auricular / The earphone

El auricular (2008)

El auricular comenzó como respuesta a una invitación para representar Lima con dos imágenes que irían publicadas en una revista física publicada en el contexto de la 2da Trienal Poligráfica de América Latina y el Caribe. Cada colaborador contaría con una página entera por ambos lados, la condición de diseño era que usara la tira y la retira de la hoja para poner allí cada una de sus imágenes y la sugerencia editorial era que el hecho de que ambas imágenes estuvieran en un mismo papel –espalda contra espalda- fuera un punto a pensar al momento de proponerlas. Luego de 18 horas de mirada atenta por la ventana desde un bus que recorría la Panamericana con rumbo norte, concluí que debía usar la página de la revista sólo para salir de ella. Imaginé una dirección electrónica en letra menuda impresa en medio de cada lado de la página, y sonido. El nombre vino después (www.elauricular.com/lado_a ywww.elauricular.com/lado_b). Se trató de un proyecto de audio para la web que estuvo activo durante cinco años, entre 2008 y 2013. El lado a contenía clips de audio grabados en distintos puntos de la ciudad de Lima a los que se accedía clickeando el nombre de la calle donde esos audios habían sido grabados. El lado b contenía una larga lista de evocaciones de la ciudad de Lima, enunciadas por distintos habitantes locales, que se sucedían de manera aleatoria e infinita. Las evocaciones oscilaban entre descripciones precisas de lugares específicos, pasando por referencias a olores y sonidos, hasta recuerdos de infancia relativos a alguna experiencia de esta ciudad.

El lado a y el lado b intentaban construir una experiencia -elusiva pero implicada- de la ciudad, una traza hecha de retazos auditivos como flechas dirigidas hacia distintas direcciones, una serie de desvíos o un recorrido continuo y errante. Si re-presentar es poner algo en lugar de una cosa, buscaba que ese “algo” no ocupara lugar en el espacio y que fuese tan ubicuo como invisible. Tenía la idea de que una ciudad es por principio irrepresentable y que cualquier intento de fijarla boicotea su naturaleza móvil y la vuelve postal de sí misma. Ante esto, el sonido parecía tener dos ventajas frente a otros modos de representación: la primera es que existe materialmente en el aire, la segunda es que el sonido no se ve.

 

The earphone (2008)

Theearphone started as a response to an invitation to represent Lima with two images that would be published in both sides of a single page in a physical magazine. After 18 hours of looking attentively through a window from a bus going across the Pan American Highway towards north, I came to the conclusion that I had to use the magazine page only to leave it. I imagined sound and website address: www.elauricular.com/lado_a andwww.elauricular.com/lado_b.

Side A and side B of Theearphone attempted to build an elusive but implicated experience of the city. A trace made out of audible remnants like arrows pointing towards different directions, a series of detours, or a continuous and wandering circuit. If re-present means to put something in place of something else, I expected that “something” not to occupy a place in space, and was in search of an “else” so ubiquitous as invisible. Facing the idea that representing a city as a whole is an impossible task, and that all attempts to stabilize it threatens its mobile nature turning it into a postcard of itself, sound seemed to have two advantages compared to other ways of representation: the first one is that it exists physically in the air, the second one is that we cannot se it.